¿Por qué el Casco Viejo?

Para continuar con la toma de datos de la ciudad de Zaragoza, se ha optado por seguir con la zona del Casco viejo debido a que es una de las más representativas y transitadas de la ciudad. Empezamos por sus trazas más antiguas, situadas en el entorno cercano generado por el cruce de las dos calles antiguas más representativas de la antigua Caesar Augusta Romana. En las futuras sesiones seguiremos con el resto de zonas que conforman el Casco Viejo de la ciudad.

Sus calles se dividen principalmente en dos tipos. Las principales suelen ser rodadas y con una morfología regular, siendo las secundarias más irregulares y peatonales. Aún así existen excepciones como por ejemplo la calle Alfonso.

Respecto al diseño de los espacios públicos, nos encontramos con un ámbito de actuación totalmente diferente al del barrio del Actur: calles en su mayoria estrechas e irregulares, mayor variedad de pavimentos y en las partes de tránsito rodado aceras más estrechas.

Primeras aproximaciones

Delimitamos la zona de actuación dentro del propio barrio del Casco viejo, a la cápsula delimitada por el Paseo Echegaray y Caballero y el Coso al Norte y al Sur repectivamente, y por ambos lados por la Avenida César Augusto al Oeste y la Calle San Vicente de Paul al Este.

Esta zona cuenta con gran afluencia de personas, debido a su carácter turístico y a que cuenta con gran número de comercios, y servicios. Por tanto, la accesibilidad en esta parte de la ciudad resulta un punto decisivo tanto de cara al ciudadano como de cara al turista.

Usuarios de sillas de ruedas

  • Pasos de peatones: Aún habiendo un gran número de calles peatonales en la zona, hay varias que cuentan con vial rodado y por lo tanto con pasos de peatones.

La gran mayoría de pasos de peatones cuentan con bordillos correctamente rebajados para permitir el acceso a usuarios con sillas de ruedas.

  • Calles y aceras: En lo referente a las calles peatonales, incluso las estrechas e irregulares permiten el correcto desplazamiento de usuarios con sillas de ruedas. Los pavimentos son correctos para este tipo de usuarios, sin contar con grandes rugosidades que dificulten el desplazamiento.

    Se han observado ciertas calles con vial rodado que cuentan con una acera demasiado estrecha para este tipo de usuarios, de manera que se ven obligados a desplazarse por la calzada con el peligro y la incomodidad que esto supone, ya que a veces esta calzada es de adoquines. En esquinas, las zonas de aceras estrechas suponen un problema para el giro que precisan este tipo de usuarios.

  • Paradas de transporte público

    • Paradas de tranvía: Como en el resto de la ciudad, las paradas de tranvía cuentan con un enrasamiento óptimo entre el medio de transporte y el bordillo, de manera que facilita en gran medida el acceso de este tipo de usuarios al mismo.

    • Paradas de autobús: En lo que a este elemento respecta, se ha observado una clara falta de plataformas para que el pavimento quede a la misma altura que el bus en el caso de que este no sea adaptado.

    Por otra parte en las zonas de carril bici colindante a la parada no existe ningún paso para facilitar el cruce del mismo.

Usuarios con discapacidad visual

  • Pasos de peatones: Se ha observado que la gran mayoría de estos elementos, salvo los del Paseo Echegaray y Caballero no cuentan con pavimento táctil lo que impide su uso por parte de ciudadanos con discapacidad visual.

A su vez, sólo hemos encontrado dos pasos de peatones con semáforos sonoros en toda la zona inicial de actuación en el Casco Viejo, dato más que preocupante de cara a una futura ciudad accesible.

  • Calles y Aceras: Las calles y aceras del Casco Viejo cuentan en ámbitos generales con una gran falta de pavimentos táctiles en lo referente a este tipo de usuarios, siendo los prioritarios como hemos comentado anteriormente los de los pasos de peatones.

  • Paradas de transporte público: Como sucede con los pasos de peatones, a lo largo de todo el trayecto del tranvía las paradas del mismo se encuentran totalmente adaptadas a personas con discapacidad visual. Esto se observa tanto en los pavimentos como en la información auditiva y escrita en Braille.

No pasa lo mismo en algunas paradas de autobús, que no cuentan ni con estas señales ni con pavimento táctil, suponiendo una gran barrera para este tipo de usuarios.

Síntesis

La zona inicial de estudio del Casco Viejo, si bien cuenta con una accesiblidad aceptable de cara a usuarios en sillas de ruedas en los pasos de peatones, hay mucho por hacer con determinadas aceras en vías rodadas.

En lo que a usuarios con discapacidades visuales respecta, hay gran trabajo por hacer en lo referente tanto a uso de pavimentos táctiles como con semáforos con señales sonoras si queremos llegar a tener la zona más característica de nuestra ciudad mínimamente accesible.