¿ Por qué la Zona Centro?

Una vez empezada la toma de datos de la margen derecha por el Casco Viejo y continuada por el Barrio de la Magdalena, parece evidente que la siguiente zona a analizar debe ser la Zona Centro por dos razones: por seguir avanzando hacia el resto de la ciudad de forma ordenada y porque es una de las zonas que más afluencia de gente tiene y, por lo tanto, una de las más importantes de nuestro análisis.

La zona está vertebrada en su mayoría por el Paseo de la Independencia en su parte norte, seguido por el Paseo de la Gran Vía y de Fernando el Católico según nos vamos hacia el sur. Estas vías cuentan con anchas aceras y debido a que por ellas transcurre el tranvía, semáforos sonoros y pavimentos táctiles a lo largo de todo el transcurso de las mismas.

Respecto al diseño de los espacios públicos, nos encontramos con unos pavimentos similares en su mayoria salvo en las zonas anteriormente citadas, ya que se cambiaron en su totalidad con la incorporación del tranvía. Los parques por regla general cuentan con grandes zonas de sombra y mobiliario urbano abundante y adecuado para el descanso de los usuarios.

Primeras aproximaciones

Delimitamos la zona de actuación dentro de la propia zona centro estableciendo una equidistancia a las calles vertebradoras de la misma anteriormente citadas.

Esta zona cuenta con gran afluencia de personas, debido por una parte a su continuidad con el Casco Viejo, la zona turística por excelencia de la ciudad. Por otra parte en estas calles hay gran cantidad de comercio y también de puestos de trabajo, por lo que congrega por regla general a un gran número de usuarios.

Usuarios de sillas de ruedas

  • Pasos de peatones: Aún habiendo un gran número de calles peatonales en la zona, hay varias que cuentan con vial rodado y por lo tanto con pasos de peatones.

La gran mayoría de pasos de peatones cuentan con bordillos correctamente rebajados para permitir el acceso a usuarios con sillas de ruedas.

  • Calles y aceras: En lo referente a las calles peatonales, incluso las estrechas e irregulares permiten el correcto desplazamiento de usuarios con sillas de ruedas. Los pavimentos son correctos para este tipo de usuarios, sin contar con grandes rugosidades que dificulten el desplazamiento.

No se han observado aceras demasiado estrechas que imposibiliten el acceso en sillas de ruedas, pero sí zonas puntuales con terrazas de bares que podrían dificultar, sin llegar a impedir, el desplazamiento de las mismas.

  • Paradas de transporte público
    • Paradas de tranvía: Como en el resto de la ciudad, las paradas de tranvía cuentan con un enrasamiento óptimo entre el medio de transporte y el bordillo, de manera que facilita en gran medida el acceso de este tipo de usuarios al mismo.

    • Paradas de autobús: En lo que a este elemento respecta, se ha observado que en la mayoria de paradas existen plataformas para que el pavimento quede a la misma altura que el bus en el caso de que este no sea adaptado.

    Por otra parte en las zonas de carril bici colindante a la parada no existe ningún paso para facilitar el cruce del mismo.

Usuarios con discapacidad visual

  • Pasos de peatones: Se ha observado que la mayoría de estos elementos, salvo los que se encuentran en las calles principales y alguno anecdótico en las secundarias no cuentan con pavimento táctil lo que impide su uso por parte de ciudadanos con discapacidad visual.

En calles contiguas algunos pasos tienen pavimento táctil y otros no, lo que lleva a pensar que más allá de ser una decisión arbitraria, podría ser que poco a poco dependiendo del presupuesto se esté poniendo este pavimento.

A su vez, sólo hemos encontrado dos pasos de peatones con semáforos sonoros en toda la zona colidante al tranvía.

  • Paradas de transporte público: Como sucede con los pasos de peatones, a lo largo de todo el trayecto del tranvía las paradas del mismo se encuentran totalmente adaptadas a personas con discapacidad visual. Esto se observa tanto en los pavimentos como en la información auditiva y escrita en Braille.

No pasa lo mismo en algunas paradas de autobús, que no cuentan ni con estas señales ni con pavimento táctil, suponiendo una gran barrera para este tipo de usuarios.

Síntesis

Parece que la Zona Centro en ámbitos generales cuenta con pocas barreras arquitectónicas y está empezando a ser adaptada a discapacitados visuales más allá del ámbito del tranvía. En lo que a pavimentos táctiles se refiere parece que se están llevando poco a poco pequeñas modificaciones en cruces, pero el elemento que más en falta se echa son las señales sonoras en cruces fuera de la zona principal del tranvía.